Ya estas a la mitad de enero y algunos de nosotros nos preguntamos por qué en este año comenzamos con un camino de alimentación saludable y tener un propósito para ser más activos este 2019.

Es complicado ser bueno por un mes, y no pensemos por un año. El fracaso es de esperarse.

5 razones por las cuales las metas que nos proponemos para Año Nuevo son difíciles de lograr. (y algunos consejos para sobrepasarlos)

1. Recortamos la comida que más nos reconforta en esta época del año (Procura comer la comida que más amas, sólo que en pequeñas porciones)

Mantener un cabello saludable y brilloso no es tan complicado, sobre todo cuando los cuidados son los esenciales. 

Por eso, en ese artículo te vamos a detallar los principales enemigos del brillo, sedosidad y volumen de tu cabellera. 

El sol, la contaminación, los tratamientos permanentes y la continúa exposición al calor de planchas y secadoras son agentes a los que debes saber cómo ponerles un alto.

El término de superalimentos parece algo muy reciente y hasta “de moda” para cubrir las necesidades de nuestro exigente estilo de vida; sin embargo, no se trata de algo novedoso… ¡Siempre han estado presentes! 

En la actualidad existe un movimiento muy fuerte por darle a nuestro organismo una alimentación sana y natural, por lo que salió avante el término de los superalimentos. 

¿Qué son? 

Son aquellos alimentos que con una pequeña cantidad, aportan al organismo grandes cantidades de nutrientes, señala el manual Cocina Consciente de Pablito Martín. 

Una de sus principales características es que proveen una gran cantidad y variedad de micronutrientes y vitaminas, así como antioxidantes, enzimas, minerales, oligoelementos, proteínas, ácidos grasos esenciales, entre otros, señala el autor. 

Uno de los más grandes temores para las mujeres es la aparición de arrugas y flacidez en el rostro, papada, o en la cara interna de los muslos. Pero para saber cómo enfrentarlos, es necesario conocer qué los ocasiona. 

Para muchos, incluidos varios estudios, uno de los principales factores de riesgo para la aparición prematura o acelerada de la flacidez es la mala alimentación, ya que esta puede asociarse con la insuficiencia de proteínas, como el colágeno, que mantiene la elasticidad y firmeza de la piel; así como a los cambios bruscos de peso, el sobrepeso y sedentarismo. 

El colágeno es una proteína que participa en muchas de las funciones de nuestro organismo. ¡Lo mejor de todo es que sus beneficios se ven y se sienten! 

Al ser una proteína, el colágeno está formado por cadenas de aminoácidos que aportan resistencia y flexibilidad a tejidos como tendones, ligamentos, cartílagos, piel, cabello, uñas y huesos. También proporciona resistencia a otros órganos como a las paredes de los vasos sanguíneos, córnea, encías, entre otros. 

Mantener los niveles óptimos de colágeno en el organismo es ideal para evitar el envejecimiento y otras alteraciones. Sin embargo, numerosos estudios apuntan que después de los cuarenta años la producción natural de esta proteína se reduce considerablemente. 

El consumo de colágeno tiene un sinfín de beneficios para tu salud y bienestar; no obstante, hay algunos que se notarán en varias semanas: 

Uñas más fuertes: ayuda a fortalecer las uñas desde la raíz. La escasez en la producción del colágeno debilita estos tejidos semirrígidos.

Cabello más radiante:  el colágeno dota a cada hebra de tu cabello de salud, fortaleza y brillantez. Es el encargado de nutrir tu cabello y mantener un cuero cabelludo firme y sano.

Las articulaciones son “los engranajes” más complejos y especializados de nuestro cuerpo. Sin embargo, existen varios factores que ponen en riesgo su salud. 

Para mantener las articulaciones sanas y sin dolor, se debe procurar una postura correcta, movimiento adecuado y alimentación equilibrada, sugiere el quiropráctico Aldo Chang. 

Con el paso de los años, nuestras articulaciones pierden su vigor, flexibilidad y presentar dolor u distintas afecciones. 

Son cinco los ejercicios básicos para poner en movimiento el tejido articular: flexión, extensión, elevación, rotación y circunducción. Estos permiten ejercer un estímulo leve sobre el cartílago y fortalecer el tejido articular, ya que así se promueve su regeneración. 

Prueba estas rutinas de ejercicios en las distintas articulaciones del cuerpo para mantener sanas tus articulaciones y reducir el dolor: 

Página 1 de 2